dimanche 6 janvier 2008

AQUÍ PARÍS...

"Los alemanes nazis han hecho, por lo que se dice, proyectos verdaderamente brutales contra los judíos; piensan exterminarlos, como se puede acabar con una plaga de langostas. Lo más lógico era hacer lo que han hecho después lo ingleses, formar un Estado de Judea con su capital en Jerusalén, y que este Estado se vaya extendiendo y desarrollando, acogiendo en su seno a los judíos del mundo entero.
Lógicamente que en esta época en que Hitler y los alemanes que le siguen van persiguiendo a los judíos, se discute en todas partes sobre ellos y sobre la literatura. Hay personas que están convencidas de que se hallan ante una raza de genio; otras creen que no dan de sí más que cómicos y comerciantes. No cabe duda de que viene a ser la población que en el mundo se calcula de israelitas, la proporción de hombres importantes es mayor que la de las otras razas. Depende quizá, más que de la raza, de que hay muchos de ellos colocados en situcaiones muy propicias.
Entre los judíos hay personalidades más salientes que en ninguna nación que contara los habitantes que ellos tienen. Es un pueblo en donde apenas hay campesinos y obreros en el campo. Todo judío se siente aislado y al mismo tiempo protegido por su comunidad. Los judíos forman una asociación muy poderosa en todo el mundo. Dominan la prensa, los teatros y la hacienda, en todas partes hay algún judío destacado . Tienen el control de todo. Aquí también se puede decir que, quizá por imposición del enemigo, siguen la máxima bíblica: 'El que no está conmigo está contra mí'.
Los alemanes nacionalistas les declaran la guerra y creen que los van a acogotar, pero es muy posible que los judíos, a la larga, sean los que venzan y los que manden.
Aquí en Francia hay judíos en los periódicos de izquierda, y en los de derecha, y hasta según parece -cosa curiosa-, en los periódicos antisemitas. Están en la Francmasonería, en la Liga de Derechos del Hombre, en la Sociedad de Naciones, en la Sorbona, en la crítica de los periódicos, en las compañías de teatro y de cine, en el comercio de cuadros, en todo aquello que representa dinero y celebridad. Se ayudan entre ellos. Hacen bien.
Los judíos tienen una mezcla de antipatía y de simpatía por los españoles. Yo supongo que la simpatía es por hacer vivido en España muchos siglos y haber producido hombres importantes.
Los antisemitas achacan a los judíos cosas probablemente falsas. Aquí se ha dicho entre los estudiantes que Erlich, el investigador histólogo, se aprovechó de los trabajos de un alemán y de un japonés; que Einstein se ha valido también de las ideas de un matemático suizo para fundar su teoría de la relatividad. Estos reparos que se hacen a tales sabios se pueden hacer imputar a los demás, sean judíos, cristianos o budistas.
Porque no es posible hallar nadie en la ciencia que sea como una isla perdida en el centro del Pacífico, sin relación con los demás. Todo viene de algo.
Naturalmente, al mismo tiempo que estos grandes hombres auténticos, hay otros judíos de los aparatosos, que saben conseguir un éxito como un arte especial. ¿Por qué ese Ludwig o ese Stefan Zweig, por haber hecho algunas cuantas biografías corrientes y vulgares, han tenido fama universal tan grande? Eso es algo que no se comprende.
No es el caso de Erlich o de un Bergson, ni memos el de Einstein. Se ve que el judío tiene un arte muy fino para el reclamo, como no lo tienen ni los europeos ni los americanos". (Baroja (-)p. 111-113)

4 commentaires:

maría la judía a dit…

BIBLIOGRAFÍA:
Baroja, Pío. Aquí París. España: Caro
Raggio Editor.

GwynF a dit…

Ajala! Ya me perdiste con tanta historia... Parece que vas estudiando mucho y escribiendo más. Bravo "María"!

Benny a dit…

ejem, es bueno, pero te recomendaría que actualizaras el blog, como qu 2008 está muy atrás :P

Javier - OXIDO a dit…

Muchísimas gracias por tus saludos y buenos deseos...!

Estuve mirando tu blog, absolutamente interesante. Te molestaría si lo agregamos a nuestras conexiones en Oxido? Para tener el link directo y poder estar en contacto permanente... Espero tu autorización.

Te mandamos un gran saludo desde Chivilcoy, Buenos Aires, Argentina!